Inmortalidad del Cangrejo

Criticando el Transantiago

Hace unos días me enteré por las noticias que el gobierno inyectará cerca de mil millones de dólares -nuevamente- al Transantiago. Esto en un marco de mejoras al sistema. Mi primera reacción fue “que desperdicio de dinero”. Es bien sabido que el Transantiago genera opiniones divididas entre la genta. A mi parecer, la ideal del Transantiago es buena. Lamentablemente mal implementada.

Desperdiciando el dinero de todos

¿Por qué creo que es una pérdida de dinero? Pues porque creo que no apuntan a mejorar el sistema, sino parcharlo.Con el tiempo he ido viendo que intentan arreglar el sistema, pero siento que estamos volviendo al sistema de las micros amarillas, pero con otro nombre y otros colores.

Me explico. En un comienzo estaban las micros amarillas, esas que se peleaban por pasajeros y corrían como locas. Había casi un recorrido para cada destino, sin importar donde estuvieses parado. Luego llegó el Transantiago con sus buses troncales y locales. Donde los troncales serían los recorridos que abarcan varias zonas y los localesse enfocan en un área en particular. Interzonal e Intrazonal. Todo bajo el alero de los ‘trasbordos’. Que bonito eso de pagar una vez y tomar varias micros sin costo adicional. Sin embargo, ahora veo que hay muchos recorridos ‘troncales’ todos muy similares entre sí, pero con variaciones en el último tramo de cada recorrido. Esto, a mi juicio, es volver a las micros amarillas.

¿Por que hay decenas de recorridos que circulan por el eje Alameda-Providencia? Creo yo que con 1 bastaría. Más recorrido confunden a la gente. Por ejemplo, entre Estación Central y Escuela Militar, los recorrido 401, 406 y 407 son idénticos. Claramente sobran 2 ahí. (Recuerdo que en su momento había recorridos llamados ‘Clon Línea 1’, una idea fantástica a mi gusto).

Eje principal

Yo creo que en el sistema de buses, los recorridos troncales debiesen ser como las líneas del metro. No con el mismo recorrido, pero si la misma función. Deben conectar zonas importantes, básicamente en líneas rectas. Esto ayudaría a descongestionar el tren subterraneo ya que habría recorridos de superficie similares. Ahora, el tema de las lineas rectas es para evitar los tiempos de espera al doblar, que es donde yo creo que pierde tiempo.

Derecho sin doblar

Una buena idea que se ha implementado es el de las vías exclusivas que van por el centro de una calle doble vía. Esto aun cuando a mi juicio las calles  doble vía son perjudiciales. Es buena idea porque en una calle de doble sentido es pésima idea poder virar a la izquierda, generar atochamientos. Entonces, ya que nadie doblará a la izquierda, menos las micros, pongamos a los buses por la pista izquierda (central) ya que estas no necesitan virar. De esta forma, los buses no molestan a los vehículos particulares que doblan a la derecha. Además leí por ahí que planean comprar buses con puertas del lado izquierdo. Bien.

Alimentadores

Estos son los otros buses. Los locales. Su función es alimentar a los troncales, acercando gente desde zonas más alejadas. Los que deberían transitar por las calles más pequeñas, llegando directamente a las casas de la gente. En mi opinión, creo que esto está funcionando relativamente bien. Falta regular bien la frecuencia y eso creo se puede mejorar con recorridos más cortos, pero teniendo en cuenta que los ejes troncales deben ser más extensos o bien aumentar la cantidad de recorridos locales. Más recorridos, pero cortos.

Paraderos

Entonces lo que falta es infraestructura para unir bien los alimentadores con los troncales. Para eso están los paraderos. Hoy existen muchos paraderos con demasidos recorridos. Yo creo que eso debería cambiar, los paraderos deberían ser “zonas de trasbordos” donde llega tu alimentador y tomas el troncal. O cambiar de un troncal a otro. Nada más. Como yo lo veo es que los troncales son los buses que atraviesan las distintas comunas, moviendose por las grandes avenidas, mientras que los alimentadores se mueven dentro de los barrios y te dejan en el paradero para tomar el troncal.

La gente se puede quejar que no le gusta hacer trasbordos, porque tiene que caminar mucho. Eso es lo que hay que solucionar. Que camine poco. ¿Qué importa la cantidad de trasbordos que haga? Importa la calidad del servicio, que llegue rápido y los buses pasen con poca demora.

Lo que busco es que una vez yo estoy en el paradero no pase mas de cinco minutos y venga una micro y esa sea la micro que me sirva (pues no habrá mil recorridos para confundirse). Puede que ese bus no me lleve a mi destino, pero me dejará un poco más cerca. En 5 cuadras puedo bajarme y ahí mismo tomar otro. Piense como una red de metro, pero en la superficie, haciendo combinaciones en distintas estaciones.

Buses conectados

Una de las medidas que anunciaron será que algunos paraderos y buses tendrán WIFI gratis para los usuarios. ¿Es necesario? Creo que no. Es algo extra que no beneficia a los usuarios. A algunos les servirá pero creo que el porcentaje de personas que tienen smartphones y usan las micros es bajo. Siento que no vale la pena -por ahora- el esfuerzo y el dinero. Por otra parte, no faltará el delincuente que saque provecho de usuarios usando sus telefonos y los robarán.

Lo que sí podrían hacer, es conectar los buses con un sistema de GPS y poner una pantalla al interior. De esta forma se le puede avisar a los usuarios la posición actual del bus para que esté informado al momento de llegar a su destino. Además, la pantalla indicará el entorno del sector donde se está, para que uno no se pierda (¡ideal para turistas!)

Bip bip

No tengo mucho que decir, salvo que es lo mejor del Transantiago. Ya no manejas dinero, solo una tarjeta plástica. Se evita que los choferes manipulen dinero, para que se concentren en manejar y no los asalten. Por otro lado, los trasbordos. Costo cero o por muy poco cuando es con el metro. El único detalle es que a veces se taima y no quiere validar el pasaje la tarjeta y uno queda haciendo taco.


En fin, creo que esto da para mucho y he dejado varias cosas en el tintero. No me sorprendería que pronto escriba más sobre este tema. Y recuerda, lo que escribí es mi opinión y no tengo datos duros, son solo impresiones como usuario.

 

 

Estándar
Inmortalidad del Cangrejo

Me gusta andar en bicicleta, lo disfruto. Aunque lamentablemente no la uso tanto como me gustaría. Antes salía a pasear una vez por semana y recorría distintas ciclovías de Santiago. Incluso hubo un tiempo en que la utilicé para desplazarme al trabajo. Creo que con la llegada de un clima mejor volveré a retomar ese hobby tan saludable. Mientras tanto, les dejo una interesante reflexión acerca del uso que se le está dando a las ciclovías y datos relacionados: Ciclovías – por Marcelo Mena | Voces – LaTercera.com.

Enlace
Inmortalidad del Cangrejo

Oleaje ↔ Paz

Este fin de semana -largo para mí- tuve la oportunidad de salir de Santiago. Escapar. Con mi polola decidimos que era justo y necesario cambiar de aire. Tuvimos que decidir nuestro destino. Requisito fue la cercanía, un lugar al que podamos llegar en pocas horas y que estuviese en la costa. Nos enfocamos en la quinta y sexta región. La elección fue: Los Molles, en la región de Valparaíso.

Los Molles

vista-rapallo-losmolles

Vista desde la cabaña hacia la playa Los Molles

Básicamente una caleta de pescadores. Chiquita y apacible. Con caminos de tierra y botes de pesca. Lo mejor era la tranquilidad que se siente en ese lugar. La poca gente, cerca de 700 habitantes, logra que puedas sentir la naturaleza alrededor tuyo. Las aves, la brisa, las olas. Arrendamos un cabaña para los dos -muy recomendable por cierto- ubicada a pocos pasos de todo. Es que el lugar no es extenso. Basta con un día para recorrerlo completamente a pie. Aunque tuvimos la mala fortuna de no poder visitar el Parque Puquén, pues estaba cerrado durante agosto por mantenimiento.

Música de las olas

Libro en la playa

Lectura en Pichidangui

Un de los grandes atributos que encontré tiene Los Molles y también Pichidangui –más al norte–, como buena caleta de pescadores, es su cercanía a la playa. Puedes sentir la brisa marina. Oler ese aire marino. Y escuchar las olas. Lo mejor. Te despiertas con esa música tan agradable, ese deleite para tu paz interna.  Es la mejor compañía que puedes desear para tener un fin de semana de calma, paz y tranquilidad. El oleaje de manera inconsciente te relaja. no debes hacer nada. Yo aproveché la calma para leer. Sentado en la terraza de la cabaña, con vista al mar y el sonido de las olas rompiendo en la playa. En el paseo peatonal de Pichidangui, sentado en una banca mientras el sol acariciaba y la brisa refrescaba. Que manera de disfrutar mi lectura.

En fin, tener la posibilidad de escapar de Santiago y poder irse a una localidad tan apartada y tranquila es algo que todos debiésemos hacer con frecuencia. Te olvidas del bullicio de una ciudad, la gente es amable y te saluda. Es un ritmo de vida mucho más tranquilo. ¿Será que el ritmo de las olas hace que la gente haga las cosas con calma? Yo creo que sí. De alguna forma te controla y te mantiene a raya el stress.

 

Estándar

Hay momentos en que te sientes en libertad. Tranquilo y en armonía. Te olvidas del estrés, de tus problemas personales. De todo. Eso me sucede cuando bajo el cerro en bicicleta, y sin manos. Un pequeño momento de alegría simple y pura. Algo difícil de encontrar en una ciudad como Santiago.

Inmortalidad del Cangrejo

Lluvias en Santiago

En estos días las lluvias se han hecho presente en Santiago. Esto pone una pausa a la sequía que dicen afecta al país. Por mi parte es una noticia que me alegra. Me gusta la lluvia. Ese aroma que impregna el aire, esa sensación de purificación. Sensaciones que se agradecen en esta ciudad poluta.

Gotas por la ventana

Gotas por la ventana

Así mismo, algo que disfruto es salir a caminar bajo la lluvia. Siempre y cuando sea prudente hacerlo. Estar resfriado nunca es agradable. Una tarde dominical caminando por el barrio mientra cae una llovizna es un buen panorama. Sentir la lluvia. Sí, porque la idea es sentir la lluvia caer, así que el paraguas está de sobra. Yo no soy de las personas que usan uno de esos -pero sí le encuentro la utilidad en esta zona- en cambio, me abrigo con una parca y listo. Además, siempre he encontrado que las personas que utilizan paraguas son egoístas y desconsiderados. Como soy alto, debo andar evitando chocar con los paraguas, pues la gente ni se molesta en levantar la vista y menos en levar su ‘techo portatil’.

En fin, aproveche estos días lluviosos y salga a disfrutar de la lluvia y el aire limpio. ¡Ah! no olvide mirar la cordillera cuando despeje.

Estándar