Inmortalidad del Cangrejo

Me gusta andar en bicicleta, lo disfruto. Aunque lamentablemente no la uso tanto como me gustaría. Antes salía a pasear una vez por semana y recorría distintas ciclovías de Santiago. Incluso hubo un tiempo en que la utilicé para desplazarme al trabajo. Creo que con la llegada de un clima mejor volveré a retomar ese hobby tan saludable. Mientras tanto, les dejo una interesante reflexión acerca del uso que se le está dando a las ciclovías y datos relacionados: Ciclovías – por Marcelo Mena | Voces – LaTercera.com.

Enlace

Hay momentos en que te sientes en libertad. Tranquilo y en armonía. Te olvidas del estrés, de tus problemas personales. De todo. Eso me sucede cuando bajo el cerro en bicicleta, y sin manos. Un pequeño momento de alegría simple y pura. Algo difícil de encontrar en una ciudad como Santiago.