Geek

Cortando la SIM

El otro día me he comprado un nuevo teléfono. Le hice un upgrade a mi viejo Galaxy ACE. Ya no funcionaba como antes. Las nuevas aplicaciones necesitaban un teléfono un poco mas moderno y poderoso. Razón por la cual tuve que darlo de baja. Este nuevo equipo tiene algo particular, utiliza una micro-SIM.

Una SIM es el chip que llevan los telefono modernos, la cual contiene la información de tu número telefónico. Una micro-SIM es la misma cosa, pero más pequeña. Esa diferencia en tamaño hace que mi SIM no pueda utilizarla en mi juguete nuevo.

Cortar o no cortar

Ante mi dilema tenía 2 salidas. La primera y más sencilla. Ir a una tienda de mi compañía de telefonía y pedir un chip nuevo. Lamentablemente te cobran por eso. Alrededor de 4 lucas. La otra salida, cortar la SIM, pues la única diferencia es en el tamaño.

Como dice el título, yo elegí la segunda opción. Primero busqué en internet cómo hacerlo. Tenía muchas cosas en juego. No estaba dispuesto a ceder ese dinero por comprar algo tan trivial. Además, me sentía entusiasmado con la idea de hacer manualidades: cortar, lijar, medir, etc.

Encontré muchas plantillas de tarjetas que indican cómo hacer los cortes. Ninguna resultaba del tamaño correcto al imprimirla. Así que manos a la obra, la edité. El resultado, ¡increíble! Del tamaño justo.

Plantilla de corte micro SIM

Plantilla de corte micro SIM

Si desean la pueden imprimir, la idea es que sea del tamaño de su SIM y le hagan los cortes necesarios. Como recomendación, corten un poco más ancho y ajustan lijando. Como pueden apreciar, el resultado no es perfecto, pero funciona que es lo importante!

micro-SIM

micro-SIM

 

 

Estándar
Inmortalidad del Cangrejo

Logros de 2013

Como todo año, el 2013 tu sus altos y bajos. Las cosas suceden por alguna razón y creo que si te ocurre algo negativo es solo para que valores más lo positivo que viene después. Estos días me he puesto a pensar en grandes y no tan grandes cosas que viví durante el 2013 y vale la pena resaltar. Algunas te pueden parecer insignificantes, pero no todos perciben la misma experiencia de igual manera y su apreciación es distinta también.

El muro de ideas extrañas

Para comenzar, voy a destacar este logro, pues soy una persona callada. No acostumbro a decir lo que pienso y este blog me ha servido para expresarme. Este proyecto comenzó allá por mayo de 2013, primero como un desafío y ahora se ha convertido en algo más serio. No he escrito muchas cosas, ni he puesto contenidos muy relevantes, pero me ha ayudado. Es una forma más -y completamente válida- de contarle al mundo lo que pasa en mi cabeza. Lo considero un paso importante.

Viajes de fin de semana

¡Sí! viajar. Fueron pocos viajes, pero ya se vendrán más. Viajé con Dani y con amigos, a distintos lugares y geografías. Pero lo importante es que viajé, que salí de Santiago y de mi rutina.

Sobreviví a Fantasilandia

Casí veinte años pasaron desde la última vez que visité Fantasilandia. Aquella vez fue en unas vacaciones que hice junto a mi familia. Esta vez, con amigos. Y lo pasé muy bien.

Digo sobreviví, pues algunos juegos me hicieron sentir mal. Uno que otro mareo. Sin embargo, aguanté los distintos juegos. Me armé de paciencia al hacer esas filas eternas y ver como la gente se colaba (aunque a más de uno le negué el paso a saltarse la fila). Fue una buena experiencia y espero que no deban pasar veinte años más para repetirla.

Conciertos

No digamos que fui a muchos conciertos, tan solo a 2. Pero fueron una gran experiencia y lo pasé genial. Viví la experiencia de una ubicación “VIP” (que te VIP no tiene nada) y ver a tu artista desde muy cerca.

Introspección

En lo personal puedo decir que he estado madurando. No digo maduré pues creo que es algo en constante progreso. Fue un año donde me vi en situaciones complicadas que me hicieron analizarme en muchos aspectos. De esa introspección saqué muchas conclusiones que me llevaron a reconocer errores, pues es el primer paso para mejorar. Estoy trabajando en descubrir que es lo que siento y expresarlo, para lo cual ayuda mucho este blog. Además, lucho contra mis instintos individualistas para lograr ser más sociable y no ser tan egoísta con mis amigos.


Resumiendo, fue un gran año y he de esperar que el 2014 sea mejor, venga con desafios y logre las metas que me propondré.

Estándar